logo Google+ logo Facebook logo Twitter logo Youtube logo Instagram

Calixto Ochoa

  

Si hay en Colombia un artista consumado, que permite hablar de su genialidad para componer, tocar el acordeón y cantar con una bonita voz, las melodías de una Nación, estoy seguro que todos nos remitimos a decir que CALIXTO ANTONIO OCHOA CAMPO, el hijo predilecto de Valencia de Jesús, un corregimiento de Valledupar, lleno de una tradición religiosa, que lo vio nacer un 14 de Agosto de 1934 y murió en Sincelejo-Sucre, el 18 de Noviembre de 2015, luego trasladado a su tierra natal donde pidió ser sepultado, es el más indicado para ostentar esa exaltación. Su vida campesina y la de toda su familia, sirvió para comprender que sus dones musicales, serían la fuente para un mejor vivir. Por eso decidió recorrer nuevas rutas, con sus diecinueve años entre pecho y espalda, con un acordeoncito remendado y una mente prodigiosa, que le permitió alegrar caseríos y nacientes pueblos, que vieron su enjundia musical y la facilidad para hacer versos, melodías y creaciones que con el correr del tiempo lo posicionaron en el ámbito local. Con veintidós años llega a Sincelejo, capital de Sucre, en donde realizó su primera grabación para el sello ECO, donde el paseo “LIRIO ROJO” fue su carta de presentación, a lo que sería una interminable carrera de éxitos. Esta primera grabación le sirvió para llegar a Discos Fuentes donde fue artista exclusivo por más de una década. En sus inicios en ese sello, llegó acompañado del conjunto de CESAR CASTRO, otra de las glorias musicales de Colombia, para convertirse en un artista exclusivo. También se hizo acompañar del juvenil acordeonero ALFREDO DE JESÚS GUTIÉRREZ VITAL. Fundador de los hoy consagrados “CORRALEROS DEL MAJAGUAL”, en donde aportó todo un inmenso cancionero que sirve de orgullo, para toda esa musicalidad de la que se precia Colombia. Rey en 1970 del Festival de la Leyenda Vallenata, cita que se hace todos los años en Valledupar en el mes de Abril, donde su nombre genera respeto por su maravilloso aporte artístico. CALIXTO ANTONIO OCHOA CAMPO es el más integral de todos los músicos de su generación. Respetado y querido por las posteriores generaciones de la música vallenata y tropical, cuando se evoca su nombre solo surge una palabra: “GENIAL”. Así es éste hombre sencillo, con una humildad que asombra, con un don de servicio, no conoce la mezquindad y entendió que los dones que llegan a la vida, es para contribuir de manera generosa con todo aquel que toque su puerta. Él es de esos seres buenos, que da amor en cada música que expone, en la palabra que sirve de orientador siempre su generación y posteriores valores del arte.

GALERÍA

Calixto Ochoa en la redes

DISCOGRAFÍA

VÍDEOS